Operar en el mercado es arriesgado y toda su inversión puede estar en riesgo. Producto difícil de comprender, la CNMV ha determinado que no es adecuado para los pequeños inversores, debido a la complejidad y alto riesgo que implica.